Nuestra web usa cookies para realizar análisis de uso y de medición con el fin mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información. Aceptar

Hazte socio de ASEPADI
Siguenos en Linkedin Siguenos en Twitter Siguenos en Facebook

Actualidad ASEPADI

SENTENCIA SOBRE CUSTODIA COMPARTIDA

El Tribunal Supremo declara que la custodia compartida conlleva como premisa que exista una relación de mutuo respeto entre los progenitores

26/02/2015

SENTENCIA SOBRE CUSTODIA COMPARTIDA El 16 de febrero de 2015, el Tribunal Supremo dictaba una sentencia en la que establece que las divergencias razonables entre los padres no impiden la custodia compartida, poniendo el acento en el interés del menor:

El Tribunal Supremo viene insistiendo en que las sentencias recaídas en procesos en que se discute la guarda y custodia compartida han de valorar correctamente el principio de protección del interés del menor, motivando suficientemente, a la vista de los hechos probados, la conveniencia de que se establezca o no este sistema de guarda ( SSTS de 28 de septiembre de 2009 , 8 octubre de 2009 , 7 julio de 2011 , 21 de julio de 2011 , 22 de julio de 2011 , 27 de septiembre de 2011 , 9 de marzo de 2012 y 29 de abril de 2013 ). Esta línea jurisprudencial del Alto Tribunal viene reaccionando, así, frente a aquellas sentencias de instancia que no tienen en cuenta más que de forma retórica, aparente, el interés del menor; esa invocación superficial no es suficiente para justificar la negativa al establecimiento de la guarda y custodia compartida pedida únicamente por uno de los progenitores.
En esta sentencia, el Tribunal Supremo recoge nuevamente la doctrina de la Sala sobre el sistema de custodia compartida:

La interpretación del artículo 92, 5 , 6 y 7 CC debe estar fundada en el interés de los menores que van a quedar afectados por la medida que se deba tomar de guarda y custodia compartida, que se acordará cuando concurran alguno de los criterios reiterados por esta Sala y recogidos como doctrina jurisprudencial en la sentencia de 29 de abril de 2013 de la siguiente forma 'debe estar fundada en el interés de los menores que van a quedar afectados por la medida que se deba tomar, que se acordará cuando concurran criterios tales como la práctica anterior de los progenitores en sus relaciones con el menor y sus aptitudes personales; los deseos manifestados por los menores competentes; el número de hijos; el cumplimiento por parte de los progenitores de sus deberes en relación con los hijos y el respeto mutuo en sus relaciones personales; el resultado de los informes exigidos legalmente, y, en definitiva, cualquier otro que permita a los menores 7 una vida adecuada, aunque en la práctica pueda ser más compleja que la que se lleva a cabo cuando los progenitores conviven. Señalando que la redacción del artículo 92 no permite concluir que se trate de una medida excepcional, sino que al contrario, habrá de considerarse normal e incluso deseable, porque permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aun en situaciones de crisis, siempre que ello sea posible y en tanto en cuanto lo sea' ( STS 25 de abril 2014 ). Como precisa la sentencia de 19 de julio de 2013 : 'se prima el interés del menor y este interés, que ni el artículo 92 del Código Civil ni el artículo 9 de la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor , define ni determina, exige sin duda un compromiso mayor y una colaboración de sus progenitores tendente a que este tipo de situaciones se resuelvan en un marco de normalidad familiar que saque de la rutina una relación simplemente protocolaria del padre no custodio con sus hijos que, sin la expresa colaboración del otro, termine por desincentivarla tanto desde la relación del no custodio con sus hijos, como de estos con aquel'. Lo que se pretende es aproximar este régimen al modelo de convivencia existente antes de la ruptura matrimonial y garantizar al tiempo a sus padres la posibilidad de seguir ejerciendo los derechos y obligaciones inherentes a la potestad o responsabilidad parental y de participar en igualdad de condiciones en el desarrollo y crecimiento de sus hijos, lo que parece también lo más beneficioso para ellos. (Sentencia 2 de julio de 2014. Rec. 1937/2013).

Por último, la Sala hace un llamamiento a los progenitores a fin de que, a pesar de la ruptura afectiva, mantengan y adopten una actitud de mutuo respeto para no perturbar el desarrollo y estabilidad de los menores. Seguidamente enumera los beneficios que para los menores tiene el régimen de custodia compartida:

'Esta Sala debe declarar que la custodia compartida conlleva como premisa la necesidad de que entre los padres exista una relación de mutuo respeto que permita la adopción actitudes y conductas que beneficien al menor, que no perturben su desarrollo emocional y que pese a la ruptura afectiva de los progenitores se mantenga un marco familiar de referencia que sustente un crecimiento armónico de su personalidad'.

A la luz de estos datos se acuerda casar la sentencia recurrida por infracción del art. 92 del C. Civil y jurisprudencia que lo desarrolla, asumiendo la instancia, dado que en este caso con el sistema de custodia compartida:
a) Se fomenta la integración del menor con ambos padres, evitando desequilibrios en los tiempos de presencia.
b) Se evita el sentimiento de pérdida.
c) No se cuestiona la idoneidad de los progenitores.
d) Se estimula la cooperación de los padres, en beneficio del menor, que ya se ha venido desarrollando con eficiencia.

Esta Sentencia debe acogerse como una vía para que, al contrario de lo que ocurre actualmente, la custodia compartida pase a establecerse con carácter general y no de manera excepcional.
Evidentemente, como declara el TS, el hecho de que los progenitores se lleven mal no puede suponer un impedimento para la concesión de la guarda y custodia compartida, máxime cuando con el establecimiento de esta última se esté beneficiando claramente a los menores.

El llamamiento que hace la Sala a los progenitores es el que debería imperar ante toda ruptura conyugal en la que existan hijos, ya que estos últimos no deben soportar las consecuencias de la separación de los padres, teniendo derecho a seguir disfrutando de ambos en igualdad y, a ser posible, evitando al máximo que su entorno varíe respecto al que existía antes del divorcio.

VOLVER AL LISTADO DE NOTICIAS »
Hazte socio de ASEPADI
Siguenos en Linkedin Siguenos en Twitter Siguenos en Facebook